En diversas investigaciones científicas se ha demostrado que, químicamente, la tierra contiene los principales minerales que el hombre necesita: silicio, hierro, magnesio, sodio y potasio.

En Argentina, la licenciada y terapeuta Silvia Ortega se encarga, por un lado de todo el proceso de conversión de la piedra en polvo, que luego los laboratorios transforman en arcilla; y por otro, trabaja en su aplicación y tratamiento con fines terapéuticos y estéticos.

 

¿Cómo se clasifican las arcillas?

 

Silvia Ortega: Las diferenciamos por letras y colores. Tenemos la arcilla roja, que tiene un gran contenido de hierro y otros oligoelementos; la tierra marrón que fundamentalmente contiene sílice y, en menos medida, hierro y potasio; y tenemos la tierra verde que además de sílice contiene grandes porcentajes de calcio y magnesio.

 

¿Para qué se usa cada una?

 

En términos generales, la arcilla es cicatrizante, purificadora, absorbente y calmante. Pero, a su vez, cada una posee propiedades específicas. La roja, se utiliza para tratamientos de artritis, artrosis, en inflamaciones de las articulaciones, para diluir quistes reducir tumores, por su alto contenido de hierro, fortalece el sistema inmunológico y evita la fatiga física y mental.

En el caso de la arcilla marrón, se usa para hacer masajes, para las várices y los problemas de celulitis. El sílice, que es el mayor componente de esta arcilla, cumple la función de cemento para las células, porque desempeña un papel primordial en los temas óseos, vascular, nervioso y respiratorio. Su acción sobre las fibras elásticas es muy importante, ya que interviene en la constitución de los tendones, la piel y las fascias.

La verde, en el ámbito terapéutico, sirve para tratar problemas musculares, entumecimientos vertebrales, torceduras, fracturas y esguinces. También la llevan mucho para tratamientos de belleza: limpieza de cutis, manchas de la piel, arrugas, etc. Uno de los componentes fundamentales de la arcilla verde es el magnesio, un elemento plástico y, a la vez, catalítico que actúa como regenerador celular, tónico general, drenador hepático y antiséptico interno y externo.

 

¿Cómo debe aplicarse?

 

Antes de usarlo, debemos considerar algunas cuestiones. La primera y fundamental es la temperatura. Según el problema que se vaya a tratar, la arcilla puede utilizarse fría, templada o caliente. Si, por ejemplo, se aplica sobre un órgano con fiebre, sudoroso, o a una parte caliente, debe estar fría. Para fines de rehabilitación, para reconstrucciones óseas, para males de riñones, vesícula y otros órganos internos, debe aplicarse caliente, o por lo menos templada.

Otra cuestión importante es que la gente sepa que cuando más se exponga la arcilla al sol, al aire y a la lluvia, más activa será porque le permite desarrollar su capacidad de absorber y almacenar una parte notable de la energía de otros elementos y, sobre todo, del sol.

En cuanto a la duración y sucesión de las aplicaciones, depende del caso que deba tratarse, la extensión de la enfermedad, la temperatura del paciente, sus reacciones a la arcilla, la superficie que se quiera tratar, y muchas otras variantes.

La aplicación puede durar desde una hora a toda la noche, según los casos. Por ejemplo, cuando se trata un órgano interno –hígado, riñones, estómago, etc.–, podemos dejarla dos horas como mínimo. Si, en cambio, la aplicación tiene como objeto revitalizar un órgano o reconstruir un tejido óseo, puede dejarse durante toda la noche, aunque se puede quitar si molesta o se siente frío.

En el extremo opuesto, al tratar un absceso o una úlcera purulenta, por ejemplo, es necesario cambiar los emplastos cada hora, noche y día, hasta finalizar el tratamiento.

Es importante resaltar que, para obtener un buen resultado, es preciso individualizar los métodos de aplicación y hacer algunas pruebas antes de llevar a cabo un tratamiento determinado. Además, hay que considerar que la arcilla no es una panacea que resolverá todos nuestros problemas. Debemos complementar su acción con una buena alimentación y una calidad de vida, en términos generales.

 

ALGUNAS RECETAS DE SILVIA ORTEGA

 

Manos agrietadas: Mezclar 1 cucharada de caolín con otra de aceite de almendras dulces y 1 yema de huevo. Se frotan las manos, dejar secar y después enjuagar.

 

Máscara antiarrugas: Hacer una pasta con el jugo de una cebolla, arcilla y miel. Aplicar por la noche. Retirar por la mañana.

 

Cabello débil: Masajear el cuello cabelludo con agua arcillosa mezclada con una infusión de ortiga.

 

Celulitis: Mezclar 1 cucharada de arcilla con centella asiática y algas. Colocar un empasto y dejar secar. Luego retirar (previamente conviene hacer frotes de jengibre pero no en zonas con várices).

 

Várices: Aplicar por las noches a modo de empasto, aloe vera molido, patatas ralladas, miel y barro.

 

Hemorroides: Aplicar una cataplasma de arcilla diluida en agua destilada, con 1 cucharada de aloe vera.

 

Artrosis: aplicarse cataplasmas de aloe vera mezclada con miel, cáscara de naranja y barro, preferentemente rojo.

 

Extraído de la revista Argentina – HOLÍSTICAMENTE – es una Revista de Educación para la Salud Plena

Visitas: 358

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de MACROBIOTICA para añadir comentarios!

Participar en MACROBIOTICA

MANTENIMIENTO VOLUNTARIO

Aportación económica de la RED MACROBIOTICA  NING. 

Más información arriba a la izquierda en: DONAR.

 

MUCHAS GRACIAS.

Aportaciones año 2017

26 de enero:

Tina Asensio.......................5 euros

27 de setiembre:

Isabel Moreno................4,48 euros

28 de setiembre:

Jose Martin albo Ruiz....4,48 euros

Mar Castro...................18,97 euros

Mar Castro...................18,97 euros

Juan Intxausti Letam.. 18,97 euros

3 de octubre:

Agnes Perez................ 15 euros.

6 de octubre:

Xabier burga.............. 20 euros.

Llucià Vilà................... 20 euros.

Maria Jesús Usandizaga Sorozabal.................... 75 euros.

"Ya hemos efectuado el pago de la cuota Ning de 149,95 euros. Gracias por vuestra colaboración. Nos queda un depósito de 149,69 euros." para el próximo año 2018.

 

 

 

© 2018   Creado por Red Macrobiotica .   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio